Chaxiraxi

Chaxiraxi
De *ta-ahghər-ahəgh(i) > čaghiraghi, f. ‘la que carga o sostiene el firmamento’.

*t- /t/ > č- /ʧ/, por palatalización.
cha – axir – ax.

1. f. Tf. ant. desus. Rel. Divinidad femenina, cuyo nombre parece haber sido aplicado también a la Virgen de Candelaria. Err.: Chaciraxi, Chijoragi, Chijoraji, Chirijoraji. Cf. Guayarmina; WLT.

§ «[…] y adoraban â Díos, â quien llamaban Guaraxíraxí. y â Santa Maria despues que les aparecío la llamaban Chaxíraxí. Y es de notar, que Guayaxíraxí, quiere decír, el que tíene al mundo. Y Chaxíraxí, quiere decír, la que carga al que tíene al mundo. Y por otro nombre llamaron a Santa María Atmayceguayaxíraxí, que quíere decír, La madre del que carga al mundo» [Abreu (ca. 1590, III, 13) d. 1676: 90r].

§ «[…] il nomauano Achuhuran Achahucanac, cioè il grande, il sublime; et alla Nra. // Donna Chaxiraxi, et anco la chiamauano Armaxes guaiaxiraxi, che uuol dire la madre di colui che sostenta il mondo» [Torriani (1590, LI: 70v-71r) 1940: 166].

§ «[…] adoraban por cosa Celestial, y suprema Deidad ala Virgen de Candelaria, y a el Niño en su mano derecha llamaban Chijoragi hasta el tiempo dela Conquista contaban haver cien años solares que tenian à esta Sora en su tierra, mui pocos mas ò menos y hacia en ellos admirables prodigios en medio de ser paganos, y ydolatras» [Marín 1694, II, 20: 82r].

§ Cf. «[…] Sabido esto por los moradores de las dichas islas, la comenzaron a tener en muy grandísima veneración, llamándola Madre del Sol, la cual devoción ha quedado y está viva el día de hoy entre todos los naturales […]» [González de Mendoza (ca. 1585) 1944: 301].

§ Cf. «[…] y es tanta, la que los naturales con esta santa reliquia tienen; que si la Fe no les enseñara la Candelaria ser madre de Dios, y no Dios: la confessaran a ella y tuuieran por tal, segun la Fe que con ella tienen» [Espinosa 1594, II, 1: 31v].

§ Cf. «Otros demas deuotos coraçones, / Dezian que las bozes y armonia / Muſicas, cantos, lumbres proceſsiones, / Con aplauſo y acorde melodia, / Eran a cauſa ſuya, y los varones / En quien mas parte de prudencia auia, / Dixeron ſer del cielo alguna eſtrella / En traxe de muger hermoſa y bella» [Viana 1604, VI: 124v].

N. B. La ausencia de una preceptiva marca personal en el lexema [Gh], único que podía asumir una función verbal, mueve a conside­rar la expresión aghi como una forma dever­bativa. Esto nos deja con una versión literal del sintagma semejante a: ‘ésta es el so­porte (o sostén) del universo’, la madre cósmica de ese Guayaxerax o Wayya-aghir-aghi, ‘el espíritu que es sustento del universo’, conocido más allá de eventuales influencias cristianas, tanto en Tenerife como en Gran Canaria, por el adjetivo Acorán o Aqqo­ran, ‘el Celestial’.

Esta ‘sustentadora del firmamento’ revela la mejor descripción para una estrella de primera magnitud, Canopo (Alfa Carinae -0.72), la más importante del hemisferio austral y una de las mayores del cielo, base de la organización calendárica de las comunidades afroasiáticas. Según la antigua cosmogonía norteafricana, el universo habría nacido de la explosión de esa estrella (Barrios 1997, Reyes García 2007).

GALERÍA

Representación de Canopo como estrella primordial según la tradición norteafricana.