canza

canza
Del ár. *xamsah > kamsa, n. n. card. m.

X·M·S

1. n. n. card. m. GC. ant. desus. Mat. Cinco. Expr. t.: cansa, canse. N. B. Falso insulismo.

§ «Contaban por numeros deuno hasta dies dicíendo en su lenga [sic] ben .1. Liin 2. amiet 3. arba 4. Canza 5. sumus 6. sat 7. acot 8 [sic]. set 8. acot 9. marago 10. y sobre dies contaban coneluno onçe, venír marago. iparael 12 línir marago hastael 20 Linago. 30 amíago. 40 arbago. 50 Cansago. 60 sumago. 70 satago. 80 setago. 90 acotago. bemaraguín 100 limar [roto] …in 200 tta» [Cedeño (ca. 1490) 1934: 17r].

§ «Manera que tenían de contar los Gentiles Guanches Canarios. / Por decir uno, decian Ben. / Dos Lini. / Tres Amiat. / Cuatro Arba. / Cinco Cansa. / Seis Sumus. / Siete Sát. / Ocho Set. / Nueve Acot. / Diez Marago. Once Benir Marago. / Y de esta suerte, iban contando de diez en diez, multiplicando siempre el número que le pertenecia, segun la cantidad, o multitud que querian contar» [Sosa (1678) 1994: 325].

§ «Noms de nombre du même dialecte d’après Abreu Galindo. / 1. Been (Ben?). / 2. Lini. / 3. Amiat. / 4. Arba. / 5. Cansa. / 6. Sumous. / 7. Sat. / 8. Set. / 9. Acot. / 10. Marago. / 11. Beni-marago. / 12. Lini-marago. / 20. Linago. / 21. Beni-linago. / 22. Lini-linago. / 30. Amiago. / 31. Beni-amiago. / 32. Lini-amiago. / 40. Arbiago. / 50. Cansago. / 100. Beemaragoin (Ben’marago?). / 200. Limaragoin (Li’marago?)» [Berthelot 1842: 190].

§ «Cinco = Cansa» [Álvarez Rixo (ca. 1860) 1991: 44].

§ «cansa» [Chil 1876, I: 557].

N. B. El carácter semítico de este nombre de número supuestamente canario es indiscutible. Como ocurriera con arba, su presencia en la lista insular se debe a una adición espuria. La dislocación consiguiente que produce su incorporación a la serie así parece atestiguarlo.

Con todo, la posibilidad de esa comunidad afroasiática vuelve a adquirir carta de naturaleza. Basta comparar los lexemas de ambos grupos lingüísticos, [X·M·S] (semita) y [S·M·S] (amaziq), para atestiguar la afinidad entre ambos. Pero la existencia de una forma propiamente canaria de este nombre de número, sumus, aunque incorrectamente desplazado por las interpolaciones árabes, desecha la adscripción de canza al sistema numerativo insular.

N. B. El carácter semítico de este nombre de número supuestamente canario es indiscutible. Como ocurriera con arba, su presencia en la lista insular se debe a una adición espuria. La dislocación consiguiente que produce su incorporación a la serie así parece atestiguarlo.

Con todo, la posibilidad de esa comunidad afroasiática vuelve a adquirir carta de naturaleza. Basta comparar los lexemas de ambos grupos lingüísticos, [X·M·S] (semita) y [S·M·S] (amaziq), para atestiguar la afinidad entre ambos. Pero la existencia de una forma propiamente canaria de este nombre de número, sumus, aunque incorrectamente desplazado por las interpolaciones árabes, desecha la adscripción de canza al sistema numerativo insular.