Teyda

Teyda. (De *teyda, s. f. sing. lit. ‘pino’, y éste del lat. tæda, f. ‘pino’, p. ext. ‘antorcha’, y éste del indo. deu∂- ‘largo (duración)’.)

1. Tf. ant. desus. Top. Valle en Anaga. 

2. Tf. ant. desus. Top. Montaña y barranco en Taoro. 

3. Tf. ant. desus. Top. Montaña situada en las cercanías del Teide.

FUENTES

§ «Alonso Fernández, portugués, vecino, da a renta a Juan González, estante, una huerta, tierras y arboleda con el agua que le pertenece, que tiene en el valle que dicen de Teyda, lindantes con tierras de Marcos Verde y con el camino que va a Taganana, por tiempo de 9 años […]» [PAG (II) (17-VII-1522, fol. 618r) 1980: 180].

§ «[…] a vos pedro de bovadilla, mi críado do vnas cuevas queestan entre las montañas de taoro que an por nombre teyda […]» [DOT, lib. II, cuaderno 18º, núm. 16, 4-VIII-1503].

§ «[…] dos cafizes de tierra que a por linderos de la vna parte el barranco de teyda y de otra parte eſta vn drago y poreſta mando allescrívano del repartimiento que vos las asiente enel regiſtro fecha vente y seys de diciembre de Mdiiii años // y mas […] que vos den vna cahis de sembradura en los llanos de ycode cabe lo de pablos […]» [DOT, lib. II, cuaderno 16º, núm. 51, 26-XII-1504].

§ «[Pedro de Lugo, natural de Gran Canaria] […] una fuente queesta en la halda de teyda queesta en un barranco que se llama ben guazo, con vnas cuevas queestan a la Redonda […]» [DOT, lib. II, cuaderno 14º, núm. 33, 29-XI-1507].

§ «No llamaban así al infierno. Echeyde o Cheyde o Chéyda, lleva aún este nombre una montaña al pie del Teide, mirando al N., al poniente de otra denominada Chisere. El infierno lo apellidaban chimichi, apelativo que llevó la isla equivalente a ‘Isla del Infierno’, o séase ‘Isla Chimeche’» [Bethencourt Alfonso (1911) 1994b: 278].

§ Cf. «[…] para quesaqueys e cojays dela montana e syerra de Theyda toda la piedra açufre que quisyeredes e por biẽ tuuyeredes […]» [DOT, lib. III, cuaderno 22º, núm. 13, 17-II-1511].

N. B. El pino era para los griegos un símbolo de inmortalidad, tanto por la perennidad de sus ramas como por la incorruptibilidad de su resina.

LEXEMA

Y·D