Tamaraseyte

Tamaraseyte
De *tamarṣăḍt > tamarṣeṭṭ > tamaraṣeiṭ, adj. vb. f. sing. lit. ‘pal­mera que supura savia’.

R·Ṣ·Ḍ

1. GC. ant. Top. Nombre de un barranco, de­hesa y palmeral en el bando de Gáldar. Expr. t.: Atamariaseid, Tama­raçaite, Tamaraçayte, Tamaraçeyte, Tamarasayte, Tamarazayte, Ta­marazeyte.

§ «Aconteció hauer mucha falta de alimentos en toda la isla de que perecíamos de hambre, i assí no se procuraba por otra cosa que el marisco i palmitos que se dextruieron infinitas palmas, porque cada semana iban trecientos hombres con hachas a derribarlas, i otros a cargar en costales i seis de a cauallo para custodia a el pago de Tamarasaite i un nauío flamenco que trataba en orchilla llamado de Botín traía algún biscocho de Lanzarote» [Gómez Escudero (ca. 1484) 1993: 398].

§ «Tenían los Reyes casas de recreo y vosques, porque toda la isla era un jardín, toda poblada de palmas, porque de un lugar que llaman Tamarasaite quitamos más de sesenta mil palmito i de otras partes infinitas, i de todo Telde y Arucas» [Gómez Escudero (ca. 1484) 1993: 435].

§ «Atamariaseid» [Bernáldez (1495) 1993: 515].

§ «Otrosí que ansimismo se señala por dehesa los lomos de Tamaraçayte segund que está amojonado por mandado de la cibdad que es desdel postrer lomo de la Cruz desdel cantón del dicho lomo junto al camino real e desde allí hasta el cabo del dicho lomo e de allí por el camino abaxo hasta el camino que dizen de Tamaraçayte y alderredor del dicho barranco hasta las casas del lugarejo de Tamaraçayte y de ay por el camino real arriba que viene hazia la cibdad la qual dicha dehesa se señala para todos los ganados ecebto cabras ni ovejas e puercos que no an de entrar en la dicha dehesa […]» [OCGC (10-I-1531, fol. 55v) 1974: 125].

§ «Los Canarios queviníeron por embajadores, y de donde, son los siguientes = Acosayda, deTelde: Egenenacar, de Aguímes: Vildacane, de Texeda: Aridanŷ de Aquerata y Saco, de Agaete: Achutíndac, de Galdar; Adeun, deTamaraseyte; Artenteyfac, de Artevírgo; Ahuteyga, de Atíacar; Guriruquían, de Arucas» [Abreu (ca. 1590, I, 29) d. 1676: 36r].

§ «Pasada la refríega dicha, los xpístianos fueron fortaleziendo el real, con su torre, y cerca; y de aquí salían â hacer las entradas avezes hasía Telde, y otras a Taçautejo, y otras a Tamarazayte de donde se traya mucho ganado, y algunos Cautíuos» [Abreu (ca. 1590, II, 10) d. 1676: 50v].

§ «Tamarazeyte, A[ldea] j[urisdicción] de San Lorenzo en Canaria» [Álvarez Rixo (ca. 1860) 1991: 80].

N. B. Por lo general, hoy se relaciona este verbo con algo ‘podrido y nauseabundo’, pero tiene su origen en el acto de ‘segregar’ desde semen hasta pus. De ahí que se utilice para expresar la ‘condi­ción masculina’ de una persona, animal o vegetal, como la ‘palmera datilera macho’. En el caso isleño, es evidente que se destaca la emi­sión de savia, de forma natural y/o artificial.

GALERÍA

Tamaraceite (1930). © F. Baena (Fedac).