siniquitate

siniquitate (del)
Del lat. *siniquitate, m. ‘pecado, flaqueza, pecaminosidad’.

[art. enm.]

1. loc. adv. GC. p. us. De tiempo atrás, de otra época.

§ [DDEC 1996: 1.174].

§ «–Pero es que a usté no lo protege ni la ley, cristiano. Desde los tiempos del siniquitate– si la memoria no me es infiel, fué por el 1745–, nuestro señor el rey ya mandó a sus autoridades que persiguieran a los que se dedicaban a gaiteros, bolicheros o saltimbanquis, pues estos ofisios –y sigo sitando al pien de la letra– sólo están consentidos a los que tengan otros. ¿Se va dando cuenta?…» [Monagas 1958: 42-43].

§ «El beberaje de las niñas de Falcón fué llamado «tónico del cerrojo» y «tónico del cadenao», según le metieran dentro aquella o esta tranca. Se hacía con vino del Monte, al que se le echaban sus lascas de bichillo y carajacas, su manojito de manrubio y un pedazo de cerrojo, o un candado del año del siniquitate. Aquello se mantenía tres noches a la relentada, con la luna en creciente, y después se guardaba todo lo que se pudiera para que lo mismo la carne que el hierro, largaran el zumeque total» [Monagas 1958: 243].

§ «La gente se iba aglomerando asmada, con el corazón como almendrillas, y unos caían arrodillados y otros con fatigas. Se empezó a elevar un murmullo de voces y rezos. Don Pablo Calcines, que tenía una voz de contrabajo de banda, gritó de pronto, pegándose, al tiempo de la imploración, el farol de un latinajo: «¡Misereme mei, siniquitatem tuam, aplacatem meam!», «¡Miserere!», gritaron muchas viejas, y otras: «¡Ora por nobis!»» [Monagas 1958: 247].