banod

banod
De *bannod, n. vb. m. sing. lit. ‘rígido, recto’.

*a- > ø-, posible aféresis de la vocal de estado ante consonante breve seguida de una vocal plena (a-BaCCvD).
B·N·D
Achorom, Nunhabec, Zahoñat Reste, Guañac Sahut Banot Xeraxe Sote.

1. m. Hi. ant. Mil. Lanza arrojadiza de tea, endurecida al fuego. Err.: banot, banotte, vonod.

§ «[…] no tenían níngun genero de armas síno eranvnos bordones que traya cadavno muy lizo de tres dedos de gruezo, y de tres varas en cumplido, quevntaban con tutanos de cabras por ponerlos amarillos, que llamaban banodes, y tamosaques. Y aunque estos bordones seruían de armas, mas los trayan para ayudarse al camínar por la fragosídad dela tíerra, que para su defensa» [Abreu (ca. 1590, I, 18) d. 1676: 24r].

§ «Banot (que era la arma con que peleaua)» [Espinosa 1594, I, 6: 19v].

§ «Quando el Rey mudaua casa que era el verano a la sierra, y el inuierno a la playa lleuaua los ancianos consigo, y una lança, o banot delante de si a trecho» [Espinosa 1594, I, 8: 24v].

§ «Todas ſus guerras y peleas eran por hurtarſe los ganados, (que otras haziẽdas no las poſſeian) y por entrarſe en los terminos, y quando auia guerra cõ ahumadas y ſiluos ſe entendian las armas offenſiuas con que peleauan, que deffenſiuas (ſino eran los Tamarcos que rodeauan al braço vnas pequeñas tarjas de drago) no las tenian: eran vnas varas toſtadas y aguzadas; con ciertas muexquezitas a trechos y con dos mãçanas en medio en que encaxauan la mano, para que no deſdixeſſe, y para que fueſſen con mas fuerça el golpe. Eſtas tales uaras o lanças llamauan Banot, // con eſtas peleauan a manteniente deſpues que auian cerrado los vnos con los otros, y en dando el golpe quebrauan la muexquezita para que la punta quedaſſe en la herida, y para de lexos antes que cerraſſen vſauan de vnas pelotas, de piedras rollizas que tierauan con mucha fuerça. Quando yuan apelear ſiempre yuan deſnudos ſaluo las partes deshoneſtas, y ſu tamarco lleuauan rebuelto al braço, yuan tambien ſus mugeres con ellos que les lleuauan la comida, y para ſi morian que los traxeſſen, a ſus entierros, y cueuas y aun que fuueſſen vencidos no haziã daño alguno, los vencedores alas mugeres ni hijos de los vencidos, ni a los viejos, y hõbres que no fueſſen de guerra, antes los dexauan en paz, boluer a ſus caſas» [Espinosa 1594, I, 8: 25r-25v].

§ «Vſauan dardos como grueſſas lanças, / Que llamauan Banoes en ſu lengua: / Eran del coraçon de ſecos pinos, / Que llaman tea, y la aguçada punta / Toſtada al fuego, mas eſtrago hazia, / Que el afilado y bien templado azero» [Viana 1604, I: 16r].

§ «Y quando ſe elegia lo jurauan / Con eſta ceremonia, que tenia / Guardada cada Reyno con recato, / La calauera, para el proprio efecto / Del mas antiguo Rey de aquel eſtado, / Del qual linage y ſangre decendieſſe / Aquel que por entonces ſe elegia, / Y juntos en el pueſto de conſulta, / Que en ſu lengua llamauan el Tagoro, / Sacauan la con ſuma reuerencia, / Y luego el nueuo Rey que ſejuraua / La beſaua, y encima de ſu cabeça. / Poniendola dezia eſtas razones, Achorom, Nunhabec, Zahoñat Reſte, / Guañac Sahut Banot Xeraxe Sote, / Que quiere dezir, yo juro por el hueſo / Que tuuo Realcorona de imitarle, / Guardando todo el bien de la republica […]» [Viana 1604, I: 17r].

§ «[…] todos usan debordones delgados, lisos, limpios, y derechos de un tamaño de dosepalmos, llamados vonodes, y tamazaques» [Marín 1694, I, 20: 39v].